Elena tiene alma de anfitriona

by on

Elena es arquitecta pero desde hace años se dedica al arte, el bordado y la joyería. Se define como “curiosa” y por eso se desafía a hacer cosas nuevas todo el tiempo.

Empezó a alquilar habitaciones de su casa porque descubrió dos potenciales suyos:

“primero, el espacio que no usaba, y segundo mi actitud de anfitriona, porque siempre fui muy de casa abierta, lo heredé de mi mamá”.

elena anfitriona
nuestra anfitriona, Elena

Ella trata de que sus huéspedes se sientan como en una comunidad, como gente que vive junta por distintas razones, pero con un punto en el que se encuentran, que es la curiosidad, la mesa y las ganas de aprender uno del otro. “Es una actividad que a mí me gusta mucho, me hace crecer y me acompaña un montón. Tengo amigos en un montón de sitios en el mundo”.

“El hecho de recibir gente de países tan diversos hacen que sienta una avidez por saber de ellos y sus costumbres. Tuve una huésped que nunca me dio la espalda, se retiraba del cuarto dónde estábamos conversando caminando para atrás. Era japonesa y cuando le pregunté por qué lo hacía, me contó que el hecho de haberle abierto mi casa me convertía en la persona más importante de la Argentina para ella. Era chica deliciosa, sensei de baile clásico moderno, bailarina y maestra. Como hablábamos las dos en un inglés muy malo, ella usaba un traductor en su tablet que nos sirvió mucho. Yo la invite a una comida típica argentina a la cual vinieron otros huéspedes que estaban de paso y resultó una fiesta lindísima”.

Elena cuenta que en su experiencia con Spare Rooms Buenos Aires aprendió mucho más de lo que suponía que iba a aprender e intercambió mucho más también.

“Con Spare Rooms Buenos Aires pude acordar que un cuarto lo uso como quiero y los otros 3 están para alquilar. Tuve huéspedes de todos lados, de Venezuela, Brasil, Argentina, estudiantes, bailarines de tango, arquitectos…y descubrí que, aunque no son mis hijos, tengo un rol maternal siempre con ellos”.

A todos les diría que pruebe, no es fácil empezar, hay que poner mucho de uno, pero a algunas personas como yo nos sale de taquito. Es cuestión de animarse y prepararse de a poco.

Si vos también querés probar esto de alquilar una habitación en tu casa, podés…

You may also like